FELICITACIÓN DE LOS OBISPOS DE ARAGÓN Y LA RIOJA AL PERSONAL SANITARIO

Con estas palabras se dirigía el obispo de Barbastro – Monzón y Coordinador de la Pastoral de la Salud de Aragón y la Rioja, Excmo. y Rvdmo. Sr.  Ángel Pérez Pueyo, al personal sanitario:

 

Al personal de Hospitales y Centros de Salud de Aragón y La Rioja

Queridos sanitarios:

Con ocasión de las fiestas navideñas me dirijo a vosotros, en nombre de los obispos de Aragón y La Rioja, para agradeceros de corazón el servicio que prestáis a los enfermos, cada uno desde supuesto de trabajo. en este tiempo de pandemia hemos visto cómo ayudáis a los enfermos a curar sus dolencias y cómo os alegráis cuando lo conseguís. ” Sois ángeles de carne y hueso” para ellos cuando aliviáis sus dolores y les infundís ánimo y confianza en los momentos más críticos, cuando paliáis su soledad y acompañáis con vuestra presencia a los que mueren. Lo hacéis aunando competencia profesional y humanidad, dando lo mejor de vosotros mismos. Sois -como decía el papa Francisco en un encuentro con sanitarios- “artesanos silenciosos” de la cercanía y la ternura con vuestros gestos. Con vosotros los capellanes juegan un papel importante de cara a la atención integral a los enfermos y sus familias, estando a su lado y transmitiéndoles el consuelo y la paz del Señor.

Somos conscientes de que el contacto diario con el sufrimiento y la muerte de personas concretas a las que os entregáis de manera generosa, y heroica en ocasiones, deja huella en el personal sanitario. También vosotros necesitáis ayuda, comprensión, apoyo, cuidados y la colaboración de todos con un comportamiento responsable para no gravar más vuestro trabajo.

Pedimos a las instituciones sanitarias y políticas que cuiden al personal sanitario e inviertan más en recursos humanos.

Oramos al Señor por los que estáis a pie de cama, al teléfono, en la consulta, el laboratorio, la administración, la farmacia, los servicios de mantenimiento y limpieza… Oramos por los contagiados que se van recuperando de las secuelas y por los que murieron tratando de salvar a otros.

Os deseamos una entrañable Navidad con la esperanza de que en el 2021 remita la pandemia y la vida entre en cauces de normalidad para todo el mundo.

Que el Niño Dios os bendiga a vosotros y a vuestras familias y que María, Salud de los enfermos, os sostenga y os dé paz interior.

Diciembre de 2020

 

E incluyó en su felicitación este texto de D. Julián del Olmo, sacerdote y periodista:

 

X